domingo, 28 de enero de 2018

Grados de Parentesco y Afinidad



Grados de Parentesco y Afinidad, Consanguinidad

Una de las preguntas más frecuentes que nos hacen los lectores es que expliquemos los grados de consanguinidad, ya sea de parentesco o por afinidad. La semana pasada me llegó está pregunta:

Tengo a mi abuela hospitalizada, ¿Tengo derecho a algún permiso retribuido para poder cuidarla? Seguro que muchos de los que estáis leyendo este artículo os habéis hecho esa pregunta alguna vez. Para aclarar las dudas que suele suscitar esta cuestión vamos a explicar cómo se determina el parentesco de cara a acceder a los permisos previstos legalmente.
El parentesco que une a las personas puede tener su origen en la denominada consanguinidad o en la afinidad. Hablamos de consanguinidad para referirnos al parentesco que se da entre personas que llevan la misma sangre, y de afinidad cuando éste surge de la unión de dos personas que forman una pareja. A su vez, el parentesco se dividirá en grados en función de la mayor o menor cercanía existente entre las personas.
Desde el punto de vista laboral, determinar los grados de parentesco es fundamental de cara a conceder los permisos y excedencias reconocidos en el Estatuto de los Trabajadores, o en su caso, en el Convenio Colectivo que resulte de aplicación. Ejemplos de los anterior sería el artículo 37.3.b) del Estatuto de los Trabajadores, el cual concede un permiso retribuido de dos días por el nacimiento de hijo y por el fallecimiento, accidente o enfermedad graves, hospitalización o intervención quirúrgica sin hospitalización que precise reposo domiciliario, de parientes hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad, que se incrementará hasta cuatro días cuando con tal motivo el trabajador necesite hacer un desplazamiento, así como el artículo 46.3 del mismo texto legal donde se reconoce la excedencia para el cuidado de hijos, o en su caso, para atender al cuidado de un familiar hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad, que por razones de edad, accidente, enfermedad o discapacidad no pueda valerse por sí mismo, y no desempeñe actividad retribuida.
Todo lo anterior no impide que en los Convenios Colectivos sectoriales, autonómicos, provinciales o de empresa, se establezca un régimen de permisos que sea más beneficioso, respetando, eso sí, los mínimos contenidos en el Estatuto de los Trabajadores.
Contestando a la pregunta del lector con respecto a su abuela, contestar lo siguiente. El Estatuto de los trabajadores establece que, los parientes de hasta segundo grado son los hijos, nietos, padres, abuelos, hermanos, cuñados y tu cónyuge, así como los mismos de tu marido-mujer (suegros, abuelos de tu cónyuge, cuñados, concuñados, hijos de tu cónyuge o nietos de tu cónyuge). En caso de parejas de hecho legalmente inscritas tendrás los mismos permisos. Así por enfermedad grave, accidente, hospitalización, intervención quirúrgica sin hospitalización que requiera reposo domiciliario o fallecimiento tienes un permiso retribuido de dos días naturales. En este caso se pueden coger dichos días en cualquier momento del proceso de baja u hospitalización del pariente para poder distribuirse los días entre los familiares. Si necesitas hacer más de 150 km de desplazamiento entonces tendrás cuatro días naturales de permiso. Deberás aportar a la empresa justificante del enfermo con nombre y apellidos y que se especifique vuestra relación de parentesco. De todas formas, deberías de consultar el convenio colectivo porque estas condiciones pueden estar mejoradas, pero nunca pueden estar por debajo de las establecidas por el ET.
Si te gustó la entrada, puedes suscribirte, darle "me gusta" o "compartir". Gracias.
Fuerteventura,28 de Enero de 2018

jueves, 25 de enero de 2018

La Marcha de Washington, Luther King y los Derechos Civiles



Marcha Washington Luther King

En Rincón del Ciudadano procuramos recordar los principales hitos de la historia de los Derechos Civiles en el mundo y nada mejor que recordar la Marcha de Washington y el discurso, ya mítico, de Tengo un Sueño, “I Have a Dream”.

El miércoles 28 de agosto de 1963, convocados por diferentes organizaciones de defensa de los derechos civiles, sindicales y religiosas, miles de ciudadanos asistieron a la Marcha sobre Washington por el trabajo y el empleo. Llegaban de diferentes regiones del país, especialmente de los estados sureños, donde la segregación y la violencia racial eran el pan de cada día, más de 250.000 personas se concentran en el Mall, desde el obelisco erigido en recuerdo de George Washington, el primer presidente del país, hasta el Memorial de Lincoln, el presidente que acabó con la esclavitud.
Sin duda, de los dieciocho oradores que participaron en el acto, quien conectó mejor con el simbolismo del espacio elegido fue el joven pastor baptista Martin Luther King Jr, fundador en 1957 de la Conferencia de Liderazgo Cristiano del Sur (SCLC).
Conocido desde 1955, cuando organizó un boicot contra el sistema de autobuses de la ciudad de Montgomery, después de que fuera detenida Rosa Parks, una mujer que se negó a ceder su asiento de autobús a un blanco, en clara violación de las leyes segregacionistas. El boicot, que se extendió durante 382 días, fue un rotundo éxito que acabó con la decisión del Tribunal Supremo el 13 de noviembre de 1956 que declaraba ilegal la segregación en los autobuses, restaurantes, escuelas y otros lugares públicos.
La victoria extendió el mensaje pacifista de Martin Luther King, cada vez más influido por la filosofía de la no violencia de Gandhi, por todo el país. Protagonizó las famosas marchas sobre Selma o Birmingham, con notable éxito en su sur natal y mucho menos en el norte y centro del país, donde la discriminación -como ahora- no era tanto legal como social y económica.
En los diecisiete minutos que duró su discurso, más tarde conocido por el estribillo dialéctico que utilizó: I have a dream (Yo tengo un sueño), invocaba directamente a la Declaración de Independencia y al discurso de Gettysburg de Lincoln, en 1863.  El excelente predicador sureño renovaba para los afroamericanos el mensaje de sus predecesores: Estados Unidos es un proyecto imperfecto, pero un proyecto destinado a la mejora y progreso a través del tiempo. Esa mejora debía incluir a sus hermanos de raza y había llegado el momento inexcusable de hacerlo.
En su primera mención de tengo un sueño, repitió, a su manera, la frase más conocida de la Declaración de Independencia, redactada por Thomas Jefferson: “Sueño que un día esta nación se elevará para vivir el verdadero significado de su credo: sostenemos que estas verdades son evidentes en sí mismas, que todos los hombres son creados iguales'.
También, otra de sus evocaciones más famosas: “Tengo un sueño, que mis cuatro hijos vivirán un día en una nación en la que no serán juzgados por el color de su piel, sino por el contenido de su carácter.", subrayaba el hilo conductor de su discurso. Más igualdad, más democracia y la utopía como proyecto posible. Los sueños y las utopías debían ser la inspiración de la política por mucho que, en el día a día, la política sea pragmática, realista y, a veces, mezquina.
En el siguiente enlace tienes el video del discurso subtitulado:
Los organizadores de la Marcha sobre Washington fueron recibidos por el presidente John Kennedy –faltaban tres meses para su asesinato en Dallas- e impulsó dos grandes victorias legales: la Ley de Derechos Civiles (Civil Rights Act) firmada por el presidente Johnson en 1964 y la ley del Derecho al Voto (Voting Rights Act) de 1965. La primera garantizaba los derechos de todas las minorías y la segunda prohibía la discriminación del derecho al voto.
Pero de la utopía soñadora de sus palabras en Washington hasta su muerte, en 1968, Luther King vivió la amarga paradoja de que, cuanto más avanzaban los afroamericanos en el terreno de los derechos civiles, más violencia y derramamiento de sangre se producía en las calles. Desde 1964 a 1967, se produjeron disturbios raciales en 58 ciudades, dejando un saldo de más de 140 muertos, casi 5.000 heridos e incontables pérdidas materiales. El sueño continuaba.
Un Saludo, buen día.
Si te gustó la entrada, puedes suscribirte, darle "me gusta" o "compartir". Gracias.
Fuerteventura,25 de Enero de 2018

martes, 23 de enero de 2018

Intermón Oxfan alerta de la creciente desigualdad en España



Desigualdad en España

Ayer lunes desayunaba con las declaraciones de la Ministra de Empleo, la Sra. Fátima Báñez, donde nos recordaba que España sigue siendo unos de los motores económicos de la zona euro, informaba también de la necesidad de aprobar los Presupuestos para continuar creando empleo de calidad, je.je.je. uno ya no sabe si reír o llorar ante estas declaraciones. Por otra parte, se hacía público el informe de Intermón Oxfan. 

En el siguiente enlace te puedes descargar el informe para España de Intermón Oxfan, que de nuevo certifica la creciente desigualdad en nuestro país.
España es el tercer país más desigual de la Unión Europea, sólo por detrás de Rumanía y Bulgaria, y empatado con Lituania. Es el país en el que más ha crecido la desigualdad durante la década perdida (2007-2016)
Casi el 14% de la población ocupada son personas que a pesar de tener un empleo no logran salir de la pobreza. El 58% de ellas son mujeres.
La desigualdad de renta en España se representa por la polarización entre pobres y ricos. Si comparamos la relación entre el 10% de la población con más renta y el 40% de la población con menos renta, esta relación ha pasado del 122% en 2008 al 135% en 2016, sólo un punto por debajo de su máximo en 2014.
La recuperación económica no ha llegado a todas las personas por igual, ya que beneficia especialmente a las personas más ricas mientras las más vulnerables se están viendo perjudicadas con contratos precarios y salarios bajos.
Los salarios siguen estancados desde 2012, mientras que en el último año los beneficios empresariales han crecido más del 200%.
Esa misma mañana, cuando todavía no había digerido el desayuno, a causa de las declaraciones de nuestra Estimada Ministra de Empleo, el director general de la oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Joaquín Nieto, señalaba que la reducción del desempleo en España se ha hecho a costa de un empleo de baja calidad con altas tasas de temporalidad y ha pedido medidas para reestructurar el mercado laboral.
"Las políticas económicas y empresariales no buscan la creación de empleo, sino la sustitución", afirmaba Nieto que también ha incidido en que se está repartiendo el empleo existente, muy inferior al de antes de la crisis, y que los salarios son más bajos lo que implica que "alguien se está quedando el excedente de esta riqueza".
Espero, Querido lector, que saques tus propias conclusiones. 
Un Saludo, buen día.
Si te gustó la entrada, puedes suscribirte, darle "me gusta" o "compartir". Gracias.
Fuerteventura,23 de Enero de 2018